Da clic en la imagen para ver el flip

Dado el carácter global del problema ambiental y la naturaleza inevitablemente interconectada de los procesos ecológicos, el desarrollo sustentable sólo puede lograrse desde una perspectiva mundial.

Ésta es la razón por la cual, desde su planteamiento conceptual, los esfuerzos por lograrlo se han dado en el marco de programas internacionales. Tal es el caso de la Agenda 21, aprobada en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, celebrada en junio de 1992 en Río de Janeiro, Brasil.

Dicha agenda evidencia la existencia de un consenso mundial y la determinación política al más alto nivel para favorecer la cooperación en materia de medio ambiente y desarrollo.

Con la firma de los acuerdos emanados de la Cumbre de Río, los 179 países participantes se comprometen a elaborar planes, estrategias y políticas nacionales para encaminarse hacia el desarrollo sustentable.